CARGANDO

Escribe para buscar

Opinión Rene Ocampo Ultimas noticias

Ente la Guerra y la Paz, el robo de combustible en México, el talón de Aquiles de López Obrador

Compartir

Por: René Ocampo

Mis queridos lectores, con un inmenso placer de saludarlos, traigo a su consideración mi opinión, sobre la situación de incertidumbre por la llamada 4/a. Transformación de México en relación al robo de combustible.

Según Locke, en su libro ENSAYO SOBRE EL GOBIERNO CIVIL dice, “…El estado de guerra es un estado de odio y de destrucción; en su consecuencia, manifestar de palabra o por medio de actos un propósito preconcebido y calculado contra la vida de otro hombre, no habiéndose dejado llevar ni de la pasión ni del arrebato, nos coloca en un estado de guerra con aquel contra quien hemos declarado semejante propósito…”

Y también dice lo siguiente “…De ahí se deduce que quien trata de colocar a otro hombre  bajo su poder absoluto se coloca respecto a este en un estado de guerra…”

El robo de combustible se ha convertido en uno de los problemas más serios en nuestro país, más que el narcotráfico, ya que este último se dedica a la siembra y transporte de enervantes, no perjudica netamente a la economía de la nación y si lo vemos desde un punto de vista objetivo, hasta nos beneficia, debido a  las enormes cantidades de divisas que entran por su comercio con los EE.UU.

Un cártel por definición, es cuando se realiza un convenio o asociación entre empresas comerciales de producción similar para evitar la competencia y controlar la producción, la venta y los precios de determinadas mercancías. Por eso, se llaman cárteles del narcotráfico, pero, ¿Qué pasa con la delincuencia organizada que se dedica a robo de hidrocarburo, es un cártel?

En México hay aproximadamente 62 mil kilómetros en el Sistema Nacional de Ductos, repartidos en 56 poliductos, ¿Qué pensarían ustedes si les dijera que en promedio diario se pierden más de 100 millones de pesos debido al robo de hidrocarburo?

Algunos dirán que es culpa de PEMEX que no cuida sus ductos, otra que es la corrupción del gobierno, otros cuantos que la culpa es de las autoridades estatales y municipales, otros más, que son las Fuerzas Armadas que no defienden nuestra soberanía, y así, las personas culpan a diferentes entes buscando una justificación a este problema.

Tras la reunión del presidente y los senadores y diputaos, todos ellos electos, se generó una agenda legislativa que atinadamente propone la reforma para calificar como delito grave el robo de combustible, maravillosa noticia en verdad, pero habrá que tener fe en que los jueves entiendan la gravedad de este delito que afecta el patrimonio de la nación y que debido a este nuevo sistema penal acusatorio tan garantista, dejan en libertad a estas personas que merman la economía de la nación.

¿Qué pasaría si se lograra evitar o se lograra reducir el robo y las pérdidas millonarias ocasionadas por el robo de combustible?, ¿no creen que inclusive afectaría el costo de la gasolina?

El presidente electo, a través de Rocío Nahle García, próxima secretaria de energía, reveló que se destinarán 50 mil millones de pesos para los trabajos de rehabilitación de tres refinerías del Sistema Nacional de Refinación. Estas refinerías según Nahle, podrían estar listas en los primeros siete meses de la administración del nuevo gobierno, así mismo, se construirá una nueva refinería en Dos Bocas, puerto petrolero, industrial, comercial e internacional ubicado en Tabasco.

Lo que busca esta nueva administración es producir más gasolina para poder así aplicar una sencilla ley de la oferta y la demanda, entre más gasolina, más barata se puede vender, excelentes propuestas en un mundo ideal, pero, y el robo de combustible, habrá más gasolina, la cual al ser robada será mucho más barata, pero para mantener los márgenes de ganancia actuales, habrá que robar más.

No sería más sencillo, volver a subsidiar el IEPS y aumentar los impuestos en los refrescos, tabaco y alcohol, así, al mismo tiempo se atacaría un problema de salud social, aunque los que toman, seguirán tomando y los que fuman seguirán fumando y los que toman refrescos seguirán tomando refrescos.

El robo de combiustible, encierra todo un problema de desintegración del tejido social y de pérdida de valores, donde hay poblaciones enteras en la zona occidente y centro del país que se dedican completamente al robo de gasolina, ya no producen en sus tierras, no comercian en sus tiendas, solo viven del robo de hidrocarburos.

Bueno, vamos un poco más al futuro, debido al incremento de la producción de gasolina, esta baja considerablemente su precio, y robarla y venderla ya no es un negocio redituables, ¿entonces, ahora que hacemos, nos ponemos a sembrar y a poner tiendas de abarrotes para poder sobrevivir, y el estilo de vida que teníamos con los millones que nos gastamos en fiestas del pueblo y extravagancias? Ahora hay que robar, secuestrar, extorsionar, de alguna manera tenemos que mantener nuestro estilo de vida…

No cabe duda que este problema ha rebasado cualquier concepto de seguridad nacional como lo dice su ley en el “…Artículo 5.- Para los efectos de la presente Ley, son amenazas a la Seguridad Nacional:

  1. Actos tendentes a consumar espionaje, sabotaje, terrorismo, rebelión, traición a la patria, genocidio, en contra de los Estados Unidos Mexicanos dentro del territorio nacional;
  2. Actos de interferencia extranjera en los asuntos nacionales que puedan implicar una afectación al Estado Mexicano.
  3. Actos que impidan a las autoridades actuar contra la delincuencia organizada;
  4. Actos tendentes a quebrantar la unidad de las partes integrantes de la Federación, señaladas en el artículo 43 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos;
  5. Actos tendentes a obstaculizar o bloquear operaciones militares o navales contra la delincuencia organizada;
  6. Actos en contra de la seguridad de la aviación;
  7. Actos que atenten en contra del personal diplomático;
  8. Todo acto tendente a consumar el tráfico ilegal de materiales nucleares, de armas químicas, biológicas y convencionales de destrucción masiva;
  9. Actos ilícitos en contra de la navegación marítima;
  10. Todo acto de financiamiento de acciones y organizaciones terroristas;
  11. Actos tendentes a obstaculizar o bloquear actividades de inteligencia o contrainteligencia, y
  12. Actos tendentes a destruir o inhabilitar la infraestructura de carácter estratégico o indispensable para la provisión de bienes o servicios públicos.

En estos 12 puntos, se pueden aprecias como en varios de ellos, se pueden relacionar al robo de combustible, entonces, nos damos cuenta que sí es un tema de Seguridad Nacional, que el organismo de PEMEX encargado de brindar la salvaguardia Estrategia de esta empresa, necesita ser reforzada, y se necesita invertir en ella bajo el principio de que sin seguridad, no hay desarrollo.

 

Así que, ¿tendrá AMLO que emprender una guerra sin cuartel contra el huachicol? o ¿seguira permitiendo esta actividad como medida de desarrollo económico para las áreas de alta incidencia en robo?

Es de suma importancia que la visión del nuevo gobierno, que quiere que PEMEX crezca en beneficio de la nación y de la población, se enfoque en la inversión en la seguridad propia de esta empresa.

Y es así mis queridos lectores que les dejo esta opinión, para que ustedes, saquen sus propias conclusiones.

Tags
Staff Oil & Gas Magazine

Equipo de redacción de Oil & Gas Magazine, nos gusta escribir sobre temas del sector petrolero nacional e internacional.

  • 1

!Suscríbete!