Oil & Gas Magazine

Revista de la industria del petróleo y el gas

La psicología de las masas y el robo de hidrocarburo en México

Por: René Ocampo

Mis queridos lectores, escribir sobre la situación que presenta el robo de hidrocarburo en México a Petróleos Mexicanos, es un hecho muy lamentable y penoso, sin embargo hay que aclarar la situación que se vive dentro del estado mexicano y analizar esa psicosis colectiva que se vive respecto a este tema, el cual dejó de adquirir un tinte de seguridad pública para alcanzar niveles de seguridad nacional.

 

El problema del robo de hidrocarburo no es un problema exclusivo de Petróleos Mexicanos, ni de la dependencia de esta empresa encargada de la seguridad de sus activos, la cual está destinada a proporcionar seguridad a los bienes y valores de esta empresa productiva del estado, en toda la cadena de valor, la cual ha desempeñado un papel muy importante en la tarea que se le ha encomendado, sin embargo, al igual que muchas instituciones de seguridad pública, ha sido rebasada, por lo que fue necesario crear convenios con las Fuerzas Armadas, garantes de la soberanía de México, sin embargo, estas también han sido rebasadas.

 

La pregunta correcta es:

 

¿Por qué las instituciones encargadas de la seguridad pública (en los tres niveles del gobierno) y de garantizar la soberanía de los mexicanos han sido rebasadas por el problema del Mercado Ilícito de Combustibles MIC?

 

Es muy fácil para analistas, medios de comunicación y políticos de izquierda opositores de las instituciones culpar a Petróleos Mexicanos de esta situación, sin ver más allá de lo que se dice en algunos noticieros y en la vox populi (Expresión latina que significa ‘voz del pueblo’ y se usa para indicar que una cosa es conocida y sabida por todo el mundo, y por tanto se da como aceptada o verdadera)

 

Las acciones del Estado Mexicano en contra de la delincuencia organizada han provocado un proceso de fragmentación de las estructuras criminales, el cual ha sido acompañado de algunos cambios como son, la diversificación de las rutas terrestres y aéreas del tráfico de drogas, de los patrones de consumo y la ampliación de sus fuentes de ingreso de entre ella sobresale el robo de los activos e hidrocarburos de PEMEX.

 

La problemática general de robo de hidrocarburos a PEMEX consiste en la sustracción ilícita mediante Tomas Clandestinas y en mayor escala el robo en instalaciones de la paraestatal, donde se encuentran coludidos los propios empleados.

 

Por lo que respecta a las Tomas Clandestinas, estas son colocadas por bandas pertenecientes a la Delincuencia Organizada, en la mayoría de los casos controladas por los cárteles de la delincuencia organizada, que han llegado a agredir con armas de fuego a personal destinado a los realizar actividades de patrullaje los ductos.

 

En síntesis, la Delincuencia Organizada ha desviado parte de sus recursos con objeto de emplearlos al robo de hidrocarburos a esta institución, ya que esta actividad reditúa ganancias fáciles en comparación con el narcotráfico, lo cual implica que la violencia que se ha generado en los últimos años se extienda al robo de combustibles.

 

El principal problema que ha agravado esta situación, es que la población en ciertas regiones fue cooptadas por las organizaciones delincuenciales para realizar esta actividad, la que al ver que era muy lucrativa, empezó a atraer la atención de personas dedicadas al comercio y a la agricultura, dejando estas actividades para dedicarse el robo en los ductos de PEMEX, es así que comunidades y poblaciones enteras, empezaron a dedicarse a esta actividad. La delincuencia Organizada que opera el robo de combustible, lo hace indistintamente dependiendo de la región y de otros aspectos, en algunos casos endémicos y en otros culturales, sin embargo el común denominador de estas organizaciones es que en su mayoría depende de un cártel del narcotráfico que ha expandido sus actividades al robo de hidrocarburo en virtud de la rentabilidad que este delito presenta.

 

La región Centro y sureste presentan un alto grado de marginación, desempleo y sueldo bajos, sin mencionar la presencia de los carteles de la delincuencia organizada, por lo que el MIC se ha convertido en el Modus Vivendi de muchas comunidades, donde todos los miembros de una familia participan en el robo de combustible.

 

Para llevar a cabo el robo, inicialmente mediante amenazas y extorsión, personal especializado eran los responsables de hacer las  Tomas Clandestinas TC, pero esta actividad fue sujeto de innovación e ingenio ya que dejaron de requerir de los servicios de este personal que requería de plantas de soldar, difíciles de trasladar y de otro material especializado y ahora utilizan una batería de coche y cables para soldar y en 5 minutos tiene colocada un TC.

 

Las características geográficas o de la infraestructura no es una condición como detonante del robo de hidrocarburo, sin embargo las condiciones sociales y de inseguridad de ciertas áreas fomentan este tipo de actividad, en la región norte de la república mexicana, la preponderancia de carteles de la Delincuencia Organizada es un factor que favorece el Mercado Ilícito de Combustibles.

 

La masa es siempre intelectualmente inferior al hombre aislado[1]. Pero, desde el punto de vista de los sentimientos y de los actos que los sentimientos provocan, puede, según las circunstancias, ser mejor o peor. Todo depende del modo en que sea sugestionada.

 

La psicología de masas es el estudio del comportamiento de los grupos colectivos. Es decir, esta rama se encarga de investigar por qué los individuos se contagian del comportamiento de los demás y se limitan a repetirlo sin cuestionarse nada. La influencia repercute en cualquier aspecto de la vida ya sea política, religión, sociedad, economía o moda. Por supuesto, la cultura de dicho grupo social está completamente relacionada con los valores que la masa comparte. La idea de psicología de masas se centra en la inexistencia de autonomía dentro de un grupo ya creado. Una persona que forma parte de una masa deja de ser independiente, es más, se subordina al grupo al que pertenece.

 

El psicoanalista Sigmund Freud, reduce su definición de Psicología Colectiva en la siguiente frase:

 

El individuo se le ve como miembro de una tribu, pueblo, casta social o institución que se organiza en una masa o colectividad. [2]

 

La psicología de masas abarca tres áreas fundamentales:

 

  1. La naturaleza social de los individuos. El comportamiento de las personas viene marcado por sus genes biológicos y su costumbre cultural, que en el caso del MIC, se caracteriza por la poca educación y marginación de las localidades que habitan.

 

  1. Su relación con los demás. La conducta de los seres humanos viene influenciada por el contagio que adquieren de los demás grupos colectivos. Estos tienden a hacer las mismas acciones que ven en los demás. Por eso al relacionarse con ellos suelen actuar comportándose de manera similar. El MIC, se ha convertido en un modus vivendi, por lo que nadie se quiere quedar fuera, pues al ver que económicamente el vecino esta mejor, todos quieren parte del pastel, convirtiéndose en parte de la cultura local.

 

  1. Su representación de la vida en sociedad. Al verse presionados por los demás grupos sociales, las personas acaban cediendo ante una idea dominante. Una vez que el individuo forma parte de este grupo colectivo se deja llevar por los sentimientos y se une a estos, dejando de lado sus hábitos anteriores sin cuestionarse si son correctos o no, desafiando a las autoridades como ha ocurrido constantemente en los lugares de alta incidencia de robo de hidrocarburo.

 

Estas tres áreas fundamentales de la psicología de masas, dan origen al alma de las masas, que dan origen, en este caso, al problema social en el que se ha convertido el MIC.

 

 

 

Es así que a través del sentimiento de poder invencible, el hombre deja de lado sus responsabilidades ya que los sentimientos le unen a una masa que se expresa de forma anónima. Freud sostiene que el individuo al entrar en el grupo queda subordinado a condiciones que le permiten echar por tierra las represiones de sus mociones pulsionales inconscientes. Desaparecerá la conciencia moral del ser humano, tanto para lo bueno como para lo malo.

 

Contagio de sentimiento y forma de actuar: el interés colectivo pasa a ser el rasgo más importante. Las acciones y sentimiento serán contagiados, lo que llevara a cabo que el ser humano sacrifique sus hobbies por el interés colectivo, la mayoría de las veces de forma inconsciente (lo más importante es sentirse integrado).

 

La sugestionabilidad, es la causa más importante. El ser humano se contagia y pasa a ser hipnotizado por las acciones de los otros. Con lo cual, adapta características diferentes que ejerce de forma aislada. No tiene conciencia de sus actos porque se ha dejado contagiar por la masa. Asimismo, Le Bon cree que la masa es impulsiva, voluble y excitable. Ya que aparece un sentimiento de omnipotencia y el ciudadano ya no ve nada imposible.

 

Identificar el alma de las masas con el alma de los primitivos. Cuando en las masas no están de acuerdo con algo, se tolera y discute sin que esto se convierta en un problema. Está sujeta al poder mágico de las palabras porque no conocieron lo real. La masa pide ilusiones que no pueden rechazar, lo irreal predomina ante lo real.

 

En el mecanismo de supervivencia, Le Bon mencionaba que en la “masa” desaparecen las peculiaridades de los individuos. Hay un acuerdo tácito del grupo en las peculiaridades que la masa a de manifestar. (Es mejor dos o muchas cabezas que una, en la masa el individuo percibe la oportunidad de alcanzar lo imposible para el uno, pero si para el grupo. Y por supuesto hay sacrificios pero alguna de las necesidades del individuo las cubrirá la masa. En la naturaleza vemos muestras formidables de la masa con propósito de supervivencia: Las manadas de mamíferos, las parvadas de aves, los peces, etc. Hay mayor oportunidad de supervivencia en el conjunto, en la masa, que de manera individual.

 

Con base en lo expuesto, podemos darnos cuenta que el MIC se ha convertido en un problema social, en el cual queda de manifiesto la psicología de las masas, el hecho de adquirir estos tintes, complica más encontrar una solución efectiva al robo de hidrocarburos, el cual se ira agravando cada vez más a pesar de los esfuerzos del estado mexicano, muy difícilmente las personas que se dedican a esta actividad, van a dejar de realizarla ya que es sumamente lucrativa, y viendo este tema desde otra perspectiva, no beneficia a nadie, ya que las regiones donde se presenta el robo de ductos, no crecen económicamente, la idiosincrasia local está encerrada en hacer fiestas y comprar vehículos último modelo, sin invertir lo que producen a través del robo en educación o adquisición de maquinaria para trabajar el campo y así activar la economía regional, al contrario, empiezan a comprar armas para enfrentar y amedrentar a las autoridades.

 

Es así mis estimados y queridos lectores, que ahora tienen información que les permitirá, sacar sus propias conclusiones.

 

E.C.

 

 

[1] Le Bon, Gustave (1896). La psicología de masas. p. 4.

[2] Freud, Sigmund (1921). La psicología de masas y el análisis del Yo.

!Suscríbete!