Oil & Gas Magazine

Revista de la industria del petróleo y el gas

En marcha segunda etapa de liberación del precio de las gasolinas

A partir de la aprobación de la Ley de Ingresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal de 2017 por parte del Congreso de la Unión, el Órgano de Gobierno de la CRE, aprobó el cronograma de flexibilización de los mercados de gasolinas y diésel el pasado 20 de diciembre del 2016. Este considera cinco etapas de apertura por regiones que permitirá la libre fluctuación de los precios de las gasolinas y el diésel. La primera etapa entró en vigor el 30 de marzo en los estados de Sonora y Baja California. La segunda etapa da inicio el día de hoy en los estados de Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas y el municipio de Gómez Palacio, Durango.

Uno de los objetivos de la flexibilización de los mercados de gasolinas y diésel es resolver el rezago acumulado generado por un modelo de proveedor único de combustibles que predominó en las últimas ocho décadas. Un modelo que desalentó la inversión y el desarrollo de infraestructura provocando una menor seguridad en el abasto de energéticos. Con este proceso de apertura de mercados de gasolinas y diésel se busca resolver estos inconvenientes y generar un entorno propicio para la inversión y un ambiente de competencia en beneficio para los consumidores.

Una de las ventajas de llevar a cabo la apertura de forma gradual a lo largo del 2017, es que nos brinda la posibilidad de evaluar los resultados de cada etapa. Por un lado, el análisis del comportamiento de los mercados en Baja California y Sonora muestra una tendencia general a la estabilidad en los precios, registrando ligeras variaciones.

Las variaciones promedio de los precios (por litro) en la zona 1.1 del 29 de marzo (día previo a la flexibilización) al 11 de junio son:

Sonora:

  • Regular: -$0.08
  • Premium: -$0.13
  • Diésel: -$0.19

Baja California:

  • Regular: $0.03
  • Premium: $0.01
  • Diésel: -$0.11

Por otro lado, desde el punto de vista de la inversión, se han comprometido inversiones a nivel nacional por 2 mil millones de dólares en transporte y almacenamiento, y se esperan al menos 12 mil millones de dólares adicionales para el expendio al público de combustibles.

Como ya se ha dado a conocer ante los medios de comunicación, empresas con presencia internacional han manifestado su interés por incursionar en el mercado de combustibles en México. Por ejemplo, recientemente, la empresa British Petroleum (BP por sus siglas en inglés) anunció la apertura de tres estaciones de servicio en la Ciudad de México y la compañía Costco abrió su primera estación de servicio en San Luis Potosí. Por su parte, Shell, ExxonMobil, Valero Energy y Glencore han hecho públicas sus expectativas de negocios para entrar al mercado mexicano, en tanto que, Oxxo Gas y Petro 7 han anunciado nuevas inversiones para expandir su presencia en nuestro país.

En materia de infraestructura de almacenamiento para petrolíferos, la CRE ha otorgado ya seis permisos a privados para llevar a cabo esta actividad, lo cual representa una inversión superior a los 6,600 millones de pesos, y ha aprobado cuatro procedimientos de temporada abierta para proyectos privados relacionados con infraestructura de transporte por ducto.

Por otra parte, el cronograma de flexibilización empezó en los estados fronterizos del norte del país, por ser la región con mayor conectividad a diversas fuentes de suministro de combustibles. El sistema norte, donde hoy inicia la segunda etapa de flexibilización, está conformado por una infraestructura de 1 sistema de transporte por ducto denominado sistema norte y 14 terminales de almacenamiento. Asimismo, se tiene el registro de 64 distribuidores y 2,210 estaciones de servicio distribuidas en toda la zona.

Así, la segunda etapa de flexibilización en el noreste del país da inicio con un precedente de estabilidad en los precios de los combustibles y con expectativas de inversión por parte de empresas con presencia en los mercados internacionales.

Es destacable que, en la primera etapa de apertura, la CRE puso a disposición del público una aplicación tecnológica denominada Gasoapp, disponible en las tiendas de Apple Store y Google Play para México y Estados Unidos, en la que se publican los precios reportados por los permisionarios en tiempo real. Esta aplicación permite al ciudadano consultar y comparar precios entre una estación de servicio y otra dentro del territorio nacional, calificar el servicio y realizar reportes ciudadanos si no se despachan litros completos, si se niega producto o si el precio al que se vende no es igual al que aparece en la aplicación.

Con la flexibilización del mercado, el precio de las gasolinas y el diésel estará determinado por el precio del petróleo; los costos de refinación, transporte y almacenamiento; el margen comercial de venta; los impuestos y el tipo de cambio vigentes.

Para evitar abusos, la CRE monitorea los precios al público y los volúmenes de venta. Esta información la comparte con la PROFECO mediante un convenio de colaboración y así lo seguirá haciendo en esta segunda etapa.

En los estados de Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, la PROFECO ha reforzado sus acciones de verificación en gasolineras e incluye a las nuevas empresas, participantes en el mercado de combustibles, para asegurar que despachen litros completos.

En los primeros cinco meses del año, la PROFECO ha realizado 549 verificaciones a gasolineras en estas entidades del noreste, donde se han detectado irregularidades en 195 casos. Además, se verificaron 7,564 mangueras y se inmovilizaron 327 principalmente por alteración del software y por no cumplir satisfactoriamente las pruebas de jarreo.

La PROFECO pone a disposición de los ciudadanos el Teléfono del Consumidor: 55 68 87 22 en la Ciudad de México y Área Metropolitana; el 01 800 468 8722 sin costo en el resto del país, y las redes sociales oficiales en twitter @Profeco y en Facebook ProfecoOficial, para denunciar cualquier irregularidad.

Otro de los mecanismos que se han implementado para garantizar el éxito de la estrategia de flexibilización de mercados de gasolinas es el convenio de colaboración entre el SAT y la CRE, en el cual comparten información con el objetivo de combatir la evasión fiscal. En esta nueva etapa, la coordinación entre instituciones se fortalece.

Así, el SAT verificará el cumplimiento de las obligaciones de contribuyentes que realicen actividades en materia de hidrocarburos, petrolíferos y petroquímicos para combatir la evasión fiscal y continuará atendiendo las solicitudes de devolución del estímulo fiscal en la frontera norte.

!Suscríbete!